La Revolución de 1910 destruyó al Estado existente y modificó los procesos de modernización de México. Reconstruirlo a través de un territorio geográficamente vasto y fragmentado fue un proceso lento y laborioso que requirió acomodo y negociación. El proceso de construcción de la nación moderna necesitaba dotarse de una unidad histórico-cultural como elemento fundador, estructurador y estructurante: el mestizaje era la única forma posible en la que la población mexicana podía convertirse en una nacionalidad. Así, una política cultural integradora, constructora de una identidad nacional, que no siempre coincidía con las identidades locales, fue impuesta tanto en las escuelas urbanas y rurales como en la creación y diseminación de una serie de imágenes, símbolos y mitos de la cultura de la Revolución entre cuyos ejemplos encontramos las pinturas de Diego Rivera y de José Clemente Orozco. Si el debate en torno a la identidad nacional hunde sus raíces en el período liberal, el mito del mestizaje se construye a partir de la política cultural y educativa llevada a cabo inmediatamente después de la revolución y en la cual José Vasconcelos tuvo un indiscutible papel, como Rector de la Universidad Nacional y Secretario de Educación y como autor de La raza cósmica (1925). El ideal cultural de una cultura racialmente igualitaria ofrece la mejor esperanza para una utópica quinta raza, “la raza cósmica”, que reunirá las mejores cualidades de todas las otras. La historia oficial de los mexicanos a partir del periodo posrevolucionario afirma que hay una sola identidad, se trata de una nación uniformemente mestiza, una nación que comparte una sola cultura nacional. El mito del nacionalismo hará, más tarde en la década de los ’30-’40, invisible la evidencia de que los intentos por uniformizar cultural y legalmente al país habían fracasado. Todo esto ha llevado a que México se imagine a sí mismo como un país uniforme cuando en realidad fue y sigue siendo un país multicultural en el que existe un grado de diversidad cultural no reconocido. Si la identidad es mestiza, exclusivamente mestiza, esto conlleva al desprecio por las demás razas. El manejo que del concepto de mestizaje se ha hecho al interno de la cultura nacional revela aspectos que llevan a pensar que quizás el del mestizo no era un mito inocuo.

GONZALEZ LUNA CORVERA, A. (2009). El mestizo en el proyecto cultural de la Revolución Mexicana. In Literaturas mestizas en América Latina: estética e ideología.

El mestizo en el proyecto cultural de la Revolución Mexicana

GONZALEZ LUNA CORVERA, ANA MARIA
2009-10

Abstract

La Revolución de 1910 destruyó al Estado existente y modificó los procesos de modernización de México. Reconstruirlo a través de un territorio geográficamente vasto y fragmentado fue un proceso lento y laborioso que requirió acomodo y negociación. El proceso de construcción de la nación moderna necesitaba dotarse de una unidad histórico-cultural como elemento fundador, estructurador y estructurante: el mestizaje era la única forma posible en la que la población mexicana podía convertirse en una nacionalidad. Así, una política cultural integradora, constructora de una identidad nacional, que no siempre coincidía con las identidades locales, fue impuesta tanto en las escuelas urbanas y rurales como en la creación y diseminación de una serie de imágenes, símbolos y mitos de la cultura de la Revolución entre cuyos ejemplos encontramos las pinturas de Diego Rivera y de José Clemente Orozco. Si el debate en torno a la identidad nacional hunde sus raíces en el período liberal, el mito del mestizaje se construye a partir de la política cultural y educativa llevada a cabo inmediatamente después de la revolución y en la cual José Vasconcelos tuvo un indiscutible papel, como Rector de la Universidad Nacional y Secretario de Educación y como autor de La raza cósmica (1925). El ideal cultural de una cultura racialmente igualitaria ofrece la mejor esperanza para una utópica quinta raza, “la raza cósmica”, que reunirá las mejores cualidades de todas las otras. La historia oficial de los mexicanos a partir del periodo posrevolucionario afirma que hay una sola identidad, se trata de una nación uniformemente mestiza, una nación que comparte una sola cultura nacional. El mito del nacionalismo hará, más tarde en la década de los ’30-’40, invisible la evidencia de que los intentos por uniformizar cultural y legalmente al país habían fracasado. Todo esto ha llevado a que México se imagine a sí mismo como un país uniforme cuando en realidad fue y sigue siendo un país multicultural en el que existe un grado de diversidad cultural no reconocido. Si la identidad es mestiza, exclusivamente mestiza, esto conlleva al desprecio por las demás razas. El manejo que del concepto de mestizaje se ha hecho al interno de la cultura nacional revela aspectos que llevan a pensar que quizás el del mestizo no era un mito inocuo.
paper
Scientifica
Letteratura Ispanoamericana; Storia e Letteratura - Mexico S. XX
Spanish; Castilian
Literaturas mestizas en América Latina: estética e ideología
GONZALEZ LUNA CORVERA, A. (2009). El mestizo en el proyecto cultural de la Revolución Mexicana. In Literaturas mestizas en América Latina: estética e ideología.
GONZALEZ LUNA CORVERA, A
File in questo prodotto:
Non ci sono file associati a questo prodotto.

I documenti in IRIS sono protetti da copyright e tutti i diritti sono riservati, salvo diversa indicazione.

Utilizza questo identificativo per citare o creare un link a questo documento: http://hdl.handle.net/10281/6611
Citazioni
  • Scopus ND
  • ???jsp.display-item.citation.isi??? ND
Social impact