La objeción de conciencia y las dos caras de la vulnerabilidad. Una cuestión de límites delicada